Corredor Logístico
Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter

El Salvador posee un prometedor corredor logístico, gracias a que su ubicación brinda acceso a las principales rutas que conectan con autopistas, puertos y aeropuertos que poseen salidas eficientes para el trasiego de mercadería hacia el mercado centroamericano.

 

La infraestructura es el pilar de los corredores logísticos. Afortunadamente, El Salvador cuenta con una excelente infraestructura vial y en temas marítimos, a pesar de solo tener acceso al Océano Pacífico, su pertenencia a la Unión Aduanera del Triángulo del Norte (El Salvador, Honduras y Guatemala) le facilita el tránsito hacia los puertos de esos países.

El director regional de Servicios Logísticos e industriales para Cushman & Wakefield/AB Advisory, Bernal Rodríguez, afirmó que, desde hace aproximadamente 10 años, El Salvador experimenta un período caracterizado por la falta de oferta inmobiliaria y la alta demanda de esta.

“Ante esta realidad encontramos un importante número de empresas que han tenido que desarrollar sus propios centros de distribución. Muestra de esto es que la tasa de disponibilidad en este rubro no supera el 5%”, plantea Rodríguez.

En ese sentido, el especialista confirmó que el principal corredor logístico de El Salvador es Nejapa, al brindar conexiones con el centro de El Salvador, Nicaragua, Guatemala y Honduras. Muestra de ello es que desde este punto hasta Ciudad de Guatemala únicamente hay 464 kilómetros, y hasta San Pedro Sula 345 kilómetros. Walmart, DHL y Ransa, entre otros, han apostado por esta zona para establecer sus plataformas de logística y distribución.

“Nejapa es la zona con mayor crecimiento en inventarios inmobiliarios logístico durante los últimos años, seguido por La Libertad. Al día de hoy, en Nejapa hay más 220.000 metros cuadrados de inventario y se espera que para este año inicie la construcción de un nuevo parque logístico con un área de 100.000 metros cuadrados”, reveló el analista.
Rodríguez recordó, además, que hay una gran oportunidad para invertir y desarrollar nuevos espacios inmobiliarios logísticos en los principales corredores salvadoreños, debido al interés existente en el mercado.

Al respecto de los nuevos retos que presenta la pandemia para los corredores logísticos, Rodríguez señaló que se centran definitivamente en mantener fluida la cadena de suministros, al evitar los cuellos de botella debido a la posible falta de contenedores, vuelos o buques para el trasiego de la mercancía, por dar un ejemplo. “Se trata de un tema multimodal logístico”, reiteró.

El Salvador, con experiencia en corredores

Por su parte, la directora ejecutiva de la Cámara de la Industria Textil, Confección y Zonas Francas de El Salvador (Camtex), Patricia Figueroa, manifestó que en el mercado salvadoreño han existido muy relevantes corredores logísticos desde siempre.

“A través de nuestro país circula toda la carga que viene de América del Norte (Estados Unidos, México e incluso Guatemala) hacia Honduras, Nicaragua, Costa Rica y Panamá”, expresó la directiva.

Posteriormente, con el desarrollo de las zonas francas, desde principios de la década de los 90 del Siglo XX, y el crecimiento del sector textil también se han fortalecido corredores logísticos desde El Salvador hacia los puertos del Atlántico en Honduras (Puerto Cortés) y Guatemala (Santo Tomás de Castilla y Puerto Barrios), que son los puertos por los que se exporta toda la producción de confección de ropa desde El Salvador hacia la costa este de los Estados Unidos, el principal mercado de exportación salvadoreño.

Sin embargo, aclaró Figueroa, “aunque tenemos corredores logísticos importantes desde hace varias décadas, todavía hay mucho por hacer para mejorarlos, como la agilización de los pasos fronterizos, situación en la que se ha venido avanzando con la Unión Aduanera Centroamericana y la modernización de la infraestructura de varias de nuestras fronteras más utilizadas”.

Por otro lado, la gerente general de la Zona Franca Export Salva y directora de operaciones de Blue Logistics El Salvador y BP Logistics Panamá, Ana María de Rivas, opinó que “nos atreveríamos a decir que nuestros corredores logísticos son más parte de la logística regional del Triángulo Norte de Centroamérica que de áreas industriales físicas de nuestro país, son corredores que conectan a nuestro país con Honduras, Guatemala e incluso importantes fronteras del sur de México como Ciudad Hidalgo”.

Arq. Anamaría de Rivas - Gerente General de Blue Logistics
Arq. Anamaría de Rivas – Gerente General de ExportSalva

De acuerdo con la ejecutiva, en la huella urbana de San Salvador existen pequeños corredores logísticos en las zonas industriales más importantes (zona oriente de la capital, en el tramo de San Salvador hacia los departamentos del occidente del país), casi todos ellos sobre la misma Carretera Panamericana; sin embargo, los corredores logísticos más importantes son los que atienden el comercio intrarregional del Triángulo Norte de Centroamérica.

Desde 1998, el marco legal de Zonas Francas en El Salvador contempló no solo operaciones de manufactura liviana, sino también operaciones de comercio internacional, al potenciar así la instalación de importantes operadores logísticos en las zonas francas, mismos que años después migraron a operar bajo la Ley de Servicios Internacionales, creada principalmente para facilitar y potenciar la logística en el país.

El Salvador, centro de distribución regional

“Debido a su estratégica ubicación en el corazón de Centroamérica, El Salvador es un centro de distribución regional ideal para empresas que buscan distribuir sus productos en el mercado centroamericano, sumado a que contamos con un excelente y moderno marco legal. Por lo anterior los Parques de Servicios y los Operadores Logísticos Regionales son los principales protagonistas del quehacer logístico nacional y porque no decirlo, regional”, confirmó Rivas.

A juicio de Rivas, quien también es miembro de la junta directiva de Camtex, la red vial de El Salvador se encuentra en muy buenas condiciones y, en los últimos años, los gobiernos han realizado algunas mejoras a la misma; sin embargo, en los cascos urbanos, esta ha colapsado por el volumen de vehículos en circulación y la falta de nuevas vías.

Para el comercio regional existen vías periféricas que evitan que el transporte de carga internacional tenga que ingresar a los cascos urbanos con mucho tráfico. El Aeropuerto Internacional El Salvador tiene buena ubicación y se está trabajando en mejorar su infraestructura de carga, existen varios planes de inversión conjunta entre el sector público y privado para potenciarlo en el corto plazo, como la nueva terminal de carga concesionada al operador de los Aeropuertos de Múnich, Alemania, y Palmer ola, Honduras).

Para Rivas, el tema de los puertos es el mayor reto logístico, ya que actualmente el mayor porcentaje de la carga que viene de Asia en el Puerto de Acajutla, que es un puerto granelero y con escasa infraestructura para manejar contenedores

“Sin embargo, como lo hemos mencionado, nuestros corredores logísticos hacia Honduras y Guatemala son muy fuertes y nos servimos de los principales puertos de nuestros países vecinos. Después de todo, El Salvador es tan pequeño que puedes atravesarlo de oriente a occidente en un promedio de seis horas y desde San Salvador, la capital, hasta Santo Tomás de Castilla, en el Atlántico guatemalteco llegas en aproximadamente 10 horas”.

Con el desarrollo de las zonas francas, desde principios de la década de los 90 del Siglo XX, y el crecimiento del sector textil también se han fortalecido corredores logísticos desde El Salvador hacia los puertos del Atlántico en Honduras (Puerto Cortés) y Guatemala (Santo Tomás de Castilla y Puerto Barrios).

Fuente: Revista Inversión Inmobiliaria

Share on facebook
Facebook
Share on linkedin
LinkedIn
Share on twitter
Twitter
admin

admin

Haz tu comentario.

Con gusto correspondemos a sus consultas sobre nuestros servicios lo antes posible